VOLVER

Atención al cliente: ¿Cómo marcar la diferencia en tu empresa?

Actualidad empresarial

18.01.2023

Myimage

En nuestro pais existen más de dos millones de comercios, desde multinacionales y empresas grandes, hasta trabajadores independientes que comercializan algún producto o servicio.

Si bien el Perú ha sido reconocido como uno de los países con mayor capacidad emprendedora a nivel mundial, el 80% de los negocios terminan desapareciendo al poco tiempo, debido a diversos factores como la dificultad en la gestión, las normativas legales, la ausencia de innovación tecnológica, el temor al fracaso, entre otros.

Para mejorar las probabilidades de éxito de una nueva empresa se hace necesario emplear la creatividad. Sin embargo, es clave mantener una buena relación con tus clientes. De lo contrario, por muy bueno que sea tu producto o servicio, tendrás una barrera muy difícil de superar. Una atención al cliente excepcional puede marcar la diferencia entre un cliente satisfecho y uno que recomiende tu marca a todo el mundo.

Implementar los siguientes consejos pueden ayudar a mejorar la atención al cliente en las empresas y marcar una diferencia con otras empresas competidoras.

1. Procesos de compra rápidos y sencillos.Primero que todo, los procesos de compra engorrosos siempre te jugarán en contra al momento de cerrar ventas. La idea siempre es ofrecer todas las comodidades para que, una vez se decidan por tu producto o servicio, puedan tenerlo en sus manos lo antes posible.

La buena noticia es que, mientras más opciones de pago ofrezcas, mejores serán tus opciones de venta. Al momento de vender de forma presencial, se pueden usar lectores de pago para que los clientes usen sus tarjetas de crédito y débito. Si la venta es por redes sociales, se puede usar links de pago para que los clientes paguen por sus productos con un enlace único y seguro.

2. Ofrecer una atención personalizada. Los clientes siempre te darán las pistas necesarias para saber qué necesitas. Tienes la opción de realizar un estudio de mercado o pedir retroalimentación directa de quienes compran tus productos, dependiendo de qué tan desarrollada esté tu idea.

Una vez tengas claro el perfil de tu comprador promedio, tendrás la primera mitad del proceso: el resto de la experiencia tendrá que adaptarse a las necesidades individuales de cada cliente. El ejemplo más clásico: ¿a quién no le gusta saber cuándo llegará su compra a la puerta de su casa? Entrega códigos de despachos u ofrece alertas a los canales de contacto que haya dejado tu cliente, ya sean correos electrónicos o mensajes de texto.

3. Crea una estrategia de atención al cliente. Una vez que entiendas qué es lo que están buscando en tu empresa o negocio podrás afinar un plan de acción cada vez que un cliente conecte con tu negocio. Ten en mente algún protocolo que puedes aplicar con facilidad para así agilizar los tiempos de respuesta.

Al final del día, una buena atención del cliente también es una oportunidad invaluable para demostrar los valores que defiende tu empresa.

4. Mantener una comunicación efectiva con los clientes.Ya sea que vendas por redes sociales o te decidas por una tienda online, lo ideal es ofrecer varias formas de contacto para que las personas puedan hablarte en caso de dudas o problemas con su compra.

No dejes que las conversaciones queden sin responder: en el caso de que no haya algún humano respondiendo las preguntas, puedes configurar respuestas automáticas o usar chatbots para automatizar el proceso. También puedes crear una sección con preguntas frecuentes para redirigir fácilmente a las personas y atender situaciones de mayor complejidad más rápido.

5. Paciencia y honestidad. Las empresas, en ocasiones pueden enfrentarse a situaciones estresantes, y el servicio de atención al cliente no es una excepción. La resolución efectiva de problemas puede ser estresante, pero lo importante es recordar que la transparencia y sinceridad son cualidades que siempre serán apreciadas en cualquier contexto. Mantén la cabeza fría y trabaja junto al cliente para resolver sus problemas o dudas.

 

Fuente: Gestión

Compartir por

Sigue informántote